Buscar
  • El blog de Ara

Sea cual sea tu lucha, no puedes seguir callado

Actualizado: oct 11

Ser productivo no es sinónimo de estar bien, incluso, muchas veces, es una forma de evadir la realidad.


El mundo no se ha transformado los últimos meses, la injusticia, la desigualdad, el machismo, la violencia de género, el racismo, siempre han sido parte de este sistema. Tal vez la diferencia sea que ahora que todos tenemos más tiempo para prestarle atención a lo que está pasando, es casi imposible seguir con los ojos vendados y la boca cerrada.



Hay muchos temas que me incomodan, pero más que eso, hay muchos temas que me afectan hasta las lágrimas y la incapacidad de poder seguir con mis tareas diarias. La impotencia de no poder hacer más, de no poder hacer nada, es algo que aún no he aprendido a controlar y que tal vez sea la razón de por qué no suelo hablar algunas cosas. Pero hemos llegado a un punto en el que no se puede solo ignorar, en el que hacerlo es ser parte del problema.


Esta semana sucedió en Estados Unidos un asesinato. La muerte de George Floyd no fue algo nuevo, pero ha significado el destape de una lucha que lleva años y el inicio de un movimiento global. Alrededor del mundo y en nuestro país, las personas no están haciendo más que pedir por derechos básicos que deberíamos tener todos como seres humanos.


Este acto no es aislado en un hemisferio distinto al nuestro, esto que acaba de suceder debería hacernos cuestionar, qué estamos haciendo mal como sociedad. Por discriminación, etnocentrismo, corrupción o desinterés, estamos viendo a diario como las personas sufren y mueren, porque aún siendo 2020, vivimos en burbujas que preferimos no cuestionar. Porque los intereses individuales siempre han podido más.


Todos tenemos sueños personales y está bien, pero estamos atravesando un momento en el que importa más que nunca pensar en colectivo. Saber que somos capaces de ayudar a alguien más, desde lo que hacemos, desde nuestra propia voz y desde nuestras posibilidades. Es verdad que una persona no puede cambiar el mundo, pero una persona puede inspirar a 5 y esos 5 a 5 más. Podemos transformar esa inspiración en acciones, podemos informarnos, podemos dar nuestra opinión.


Hace mucho tuve la suerte de descubrir que mi lucha siempre va ir ligada a la libertad. Es lo que me importa a mí, lo que me motiva e impulsa, incluso a tener una marca que basa todos sus esfuerzos entorno a eso. Libertad de vivir con la seguridad de que, con esfuerzo, todos podremos construir nuestra vida soñada. Lamentablemente eso no pasa, ni todos tienen esa posibilidad. Lamentablemente esta seguirá siendo mi lucha por bastante tiempo.


Gracias a las redes sociales todos somos generadores de contenido, tengamos una marca o no, y durante este tiempo considero que ha sido realmente difícil cumplir con esa tarea. Reenfocar mi inspiración a diario y sobre todo, volver a encontrarle sentido a lo que hago. Vivir en carne propia que ser optimista, no es ignorar todo lo malo que está pasando, que compartir mensajes motivadores no significa no tener problemas, ni creerme perfecta.


Mira a tu alrededor, si crees que todo está bien en el mundo entonces ignora lo que acabas de leer, pero si no es así, si mucho de esto te hace ruido y sientes que estar inmensamente agradecido por lo que tienes no es suficiente, entonces pregúntate ¿cuál es tu lucha? y empieza a hacer algo.


Una entrada en tu blog, un mensaje a tus clientes, una publicación en Instagram, un compartido en Twitter, pueden ayudar a inspirar, pero además, puedes transformar eso en acciones. Apoyar activamente una o varias causas, darle un giro a tu emprendimiento para que sea socialmente orientado, crear una nueva unidad de negocio que beneficie a personas que lo necesitan, lanzar una plataforma de contenido que ayude a concientizar, ejecutar esa idea que puede marcar la diferencia, donar dinero, tiempo o conocimientos. Todo cuenta, todo suma.


Si tienes la suerte de estar en el camino de cumplir tus sueños, sabes que no es fácil y que todos cargamos nuestros propios problemas, pero ha llegado el momento de salir de nuestra burbuja y admitir que más personas tienen el mismo derecho. Cuando eres libre entiendes la importancia de ayudar a que más personas lo sean y nosotros, aunque aún en cuarentena, lo somos.


Sea cual sea tu lucha, no puedes seguir callado, el mundo realmente te necesita.

46 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo